De cómo Nicolas Ghesquière revolucionó Balenciaga

gambar

Balenciaga primavera / verano 2007 © Getty Images

Este es uno de los pocos casos en los que reina la unan absoluta absoluta. Sokongan Nicolas Ghesquière tidak ada debat debat en el mundo de la moda. El diseñador francés ostenta el trono, el cetro y la corona de rey. Al frente de Balenciaga, Ghesquière lanzó tendencias colección tras colección. Sus mensajes, claros y directos, consiguieron la walikota cobertura en medios y la mejor aceptación por el público. Fue un tiempo con sabor a gloria. Pero tras quince años, diseñador y firma pusieron punto y final a su relación. Un capítulo algo amargo al que le siguieron un par de años de descanso. Un paréntesis para tomar aire y de nuevo un salto al ruedo, ahora con Louis Vuitton. El monarca ha vuelto a sus dominios, y repasamos una de la colecciones que jalonó su carrera: la deprimavera / verano de 2007.

Cathy Horyn, del Waktu New York: “Ghesquière ya es un diseñador maduro, y con esta colección lo acaba de demostrar“. Horyn seguía desgranando en su crónica la fijación de Nicolas por los hombros acerados en contraposición a la estrechez en los pantalones. Y admi que que algunos diseñadores andaban interesados ​​en trabajar sobre el futuro, pero que sólo Nicolas Ghesquière lo estba consiguiendo. Y de una manera genuina y eficaz, además. Nicolas Ghesquière revalidaba como digno sucesor de Cristóbal Balenciaga: “Tidak ada necesitas un cuerpo cuando vienes a mí. Yo te daré uno”. Ahí estaba Nicolas, haciendo lo propio con la máximo que popularizó el mismo Cristóbal. Sarah Mower, de Style.com, también sentenciaba el talento de Ghesquière en su crónica del desfile. Mesin pemotong citaba las levitas, que elongaban la silueta; las gafas, de buceo y casi de ciencia ficción; y las medias con apliques dorados, propias de c-3PO. Pero cerraba el texto con una consideración sobre el trabajo de Ghesquière: “El mensaje queda claro con apenas unos minutos de desfile, (…) pero su gracia no está en crear un look, sino en unir una docena de tendencias y hacer que todas convivan dan un una secuencia continua“. Ya rindu s la la laelaela no cesaba el desfile de mujeres robóticas; mitad mujeres mitad androides. Deshumanizadas y llegadas del futuro, las modelos –peinadas con una coleta muy tirante y un maquillaje de lo más discreto– parecían desfilar bajo corazas. Armaduras sacadas del perfecto armario para el año 3000. Un viaje de ida y regreso con al futuro en apenas 50 salidas a pasarela. Lúrex y neopreno, pero también sedas y pieles, con un rompedor vero veroeraderamente.

En los años que separan su entrada en Balenciaga id 1997 de su salida en 2013, Nicolas Ghesquière ha llevado el concepto de resucitar una firma un paso más allá. Tidak ada lagi es que haya tomado las formas y las siluetas de Cristóbal, sino que las ha instalado en el contexto y en la estética de su propio

gambar

Balenciaga primavera / verano 2007 © Getty Images

tiempo. Olivier Saillard, direktur del Museo Galliera de París opinaba: “Entre la esquizofrenia de firmas resucitadas, Balenciaga merepresentasikan real estat yang tidak ada bandingannya. Nicolas Ghesquière es, probablemente, uno de los grandes talentos que tenemos en activo “. Además, mientras algunos diseñadores han basado su estásico para las grandes casas en las que trabajaban en reinterpretar sus siluetas y formas, Nicolas ha indagado en materiales novedosos. Y prueba de ello son las chaquetas kotak y kepompong confeccionadas en neopreno, algo sobre lo que ha vuelto en repetidas ocasiones. Nuevos materiales para armar de nuevo siluetas con sello chez Balenciaga.

Pada tahun 1997, saya bertemu dengan seorang veinticinco años, Nicolas Ghesquière llegaba a la casa que le dio gloria y fama, Balenciaga. En mitad de toda la confusión se vivía en mundo de la moda-en 1997 murió Gianni Versace, John Galliano entró en Christian Dior y Marc Jacobs id Louis Vuitton, un joven Nicolás no pareció la mejor propuesta al principio. Desde que Cristóbal Balenciaga decidiera cerrar su negocio de modas en 1968, la firma languidecía entre licencias de perfumes, pernikahan dan de novia y equipaje para jugar al golf (con gran aceptación en el mercado japonés). Por aquel entonces, Nicolas era un diseñador lepas que tan pronto aceptaba encargos para diseñar toallas en grandes almacenes como firmaba una colección de marroquinería de venta en Sudáfrica. Llegó entonces una propuesta de la casa Balenciaga, una colección completamente en negro. El resultado fue visto con buenos ojos y Nicolas fue invitado a diseñar la colección de prêt-à-porter. Se esperaba que el joven Nicolas entregara una colección en la línea de lo que venían haciendo Helmut Lang o Yohji Yamamoto, quintaesencia del chic finales de los 90. Tenor de lo presentado, la directiva –Unánime y de plano– rechazó la figura de Nicolas Ghesquière direktur como creo de la firma. La ovación que levantó la crítica mereció una relectura sobre el juicio al joven diseñador. Y así, Nicolas tomó puesto en el cargo.

Corre por Tumblr un documento que ilustra cómo Nicolas Ghesquière lo hizo primero. El Diseñador (en activo) más influyente en el resto de diseñadores. Un portento de la creatividad capaz de elevar hasta niveles estratosféricos los límites de la sofisticación. El crítico Hamish Bowles apunta a la grandeza de Nicolas Ghesquière para el diseño “por la búsqueda constante, por los detalles, por el uso tan sofisticado de las inspiraciones, aun cuando hacen referencia al propio Cristóbal. Nicolas las conecta y las enlaza con su tiempo”. Pero el piropo más bonito, y entrañable, se lo regaló la editora Grace Coddington: “Si Cristóbal Balenciaga hubiera tenido un hijo éste sería Nicolás Ghesquière“. Yg que Ghesquière reúne por un lado las trazas para la experimentación en el diseño propias de Rei Wakakubo o de Azzedine Alaïa. Pero las conjuga con un certero sentido del negocio, propio de los grandes nombres de los 80 y 90. Un filón que fija, apunta y dispara al futuro de la moda.

Loading...